Tortilla de patatas sin huevo

El plato tradicional por excelencia más popular en España es sin duda la tortilla de patatas. No hay hogar en el que no se prepare esta deliciosa receta tradicional, pero como ocurre con la gran mayoría de platos, no hay dos tortillas iguales, puesto que cada cocinero varía los ingredientes en función de sus gustos personales. Además, hoy en día podemos encontrar infinidad de variantes: con cebolla, sin cebolla, rellena, sin huevos, con patata cocida, patata frita, vegana, sin aceite, ligera… y preparada en la sartén, en el microondas, la thermomix o incluso en el horno.

En el caso de la versión de tortilla de patatas vegana, a la hora de sustituir el huevo normalmente se emplea harina de garbanzos mezclada con agua, aunque también se puede preparar este delicioso plato reemplazando la harina de garbanzos por margarina. De cualquier forma, la opción con la que generalmente se obtienen mejores resultados siempre es la que emplea harina de garbanzos, puesto que en comparación con otras harinas ayuda a lograr mayor cremosidad y esponjosidad en el resultado final.

Además, la tortilla de patatas que se prepara a partir de la harina de garbanzos también es apta para alérgicos al huevo, intolerantes a la lactosa y celiacos, puesto que no contiene gluten. Otro aspecto interesante de esta receta está en el precio, puesto que resulta muy asequible para todos los bolsillos, ya que solo se necesitan seis ingredientes básicos: patatas, cebolla (opcional), aceite, sal, harina de garbanzos y agua.

Por ello, en esta ocasión os traemos dos recetas sencillas y rápidas para preparar esta riquísima tortilla de patatas sin ingredientes de origen animal, con el que conseguirás un resultado estupendo.

Los pasos a seguir para preparar esta tortilla de patatas sin huevo son prácticamente los mismos que los de una tortilla convencional, puesto que solo tenemos que sustituir el huevo por la mezcla de harina de garbanzos con agua, al que generalmente se le añade un chorrito de vinagre de manzana o vino blanco para evitar un excesivo sabor a esta legumbre.

Ingredientes:

  • 6 patatas
  • 1 cebolla
  • 90g de harina de garbanzos
  • Un vaso de agua
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de maicena
  • Pizca de sal
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es poner a calentar abundante aceite a fuego medio en una sartén antiadherente. Mientras tanto, podemos aprovechar para lavar las patatas e ir cortándolas en rodajas finas o trozos pequeños. Cuando el aceite esté caliente, cocinamos las patatas durante aproximadamente diez minutos, hasta conseguir que con la ayuda de un tenedor se rompan fácilmente (este punto es clave, puesto que nos indicará que ya están cocidas).

Al mismo tiempo que se cuecen las patatas en la sartén, podemos ir pelando y cortando la cebolla, en trocitos pequeños de similar tamaño al de las patatas. Cuando las patatas tomen un color translucido, será el momento adecuado para incorporar la cebolla troceada. Calentamos hasta que la cebolla se poche y coja una tonalidad transparente.

En este punto, apagamos el fuego y sacamos de la sartén las patatas y la cebolla. Escurrimos el aceite sobrante con la ayuda de una espumadera y reservamos.

A continuación, empezamos a preparar la mezcla líquida a partir de harina de garbanzos con agua, conocida también como “no-huevo”, que nos permitirá reemplazar los huevos en esta receta. Para ello, necesitamos incorporar en un bol la harina de garbanzos, el vinagre de manzana, el vaso de agua, la maicena y la pizca de sal. Mezclamos bien hasta diluir todos los grumos y conseguir una mezcla líquida homogénea.

Incorporamos las patatas con la cebolla que previamente habíamos reservado al bol donde tenemos la mezcla líquida del no-huevo. Con la ayuda de una cuchara removemos ligeramente, hasta cubrir las patatas y las cebollas con la mezcla líquida.

Seguidamente, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén antiadherente y calentamos a fuego medio. Cuando coja la temperatura adecuada, vertimos la mezcla de nuestra tortilla, y con ayuda de una cuchara le damos forma. En este punto, es importante no poner el fuego muy alto para evitar que se nos queme por el exterior pero que quede cruda por dentro. Dejamos que se cocine durante aproximadamente diez minutos, a fuego muy lento. De vez en cuando hacemos bailar la sartén, para evitar que la tortilla se quede pegada.

Cuando veamos que se despega con facilidad por los bordes, damos la vuelta a la tortilla y repetimos la misma operación. Colocamos bien la tortilla, dándole la característica forma redondeada, y de vez en cuando hacemos bailar la sartén, para que no agarre y se nos quede pegada. Transcurridos unos minutos, comprobamos que está completamente hecha y la sacamos de la sartén. ¡Ya la tenemos lista para servir!

Preparación de la tortilla de patatas sin huevo y sin harina de garbanzos:

Tal y como hemos mencionado anteriormente, otra opción apta para veganos y vegetarianos es preparar la tortilla de patatas sin la mezcla que preparamos a partir de la harina de garbanzos. En este caso, solo necesitamos cuatro ingredientes básicos para elaborar la receta:

  • 6 patatas
  • 1 cebolla
  • 50 gramos de margarina
  • Pizca de sal

Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer es lavar las patatas y cocerlas en una cazuela, con abundante agua y un poco de sal. Mientras tanto, pelamos y cortamos la cebolla en trocos pequeños, que pocharemos en una sartén mientras se cuecen las patatas. Transcurridos unos minutos, comprobamos con la punta de un cuchillo que éstas ya están cocidas. Si se sueltan fácilmente, las sacamos y dejamos enfriar. La cebolla estará lista cuando coja un color translucido.  

A continuación, rallamos las patatas y las vertemos a un bol. Agregamos la cebolla y una pizca de sal. Mezclamos bien todo el conjunto, hasta conseguir una mezcla consistente firme y homogénea.

En una sartén antiadherente, untamos la mitad de la margarina y vertemos nuestra mezcla. Con la ayuda de una cuchara repartimos bien y alisamos la superficie, para que se cocine a fuego medio durante cerca de cinco minutos. Transcurrido este tiempo, damos la vuelta a la tortilla con la ayuda de un plato.

Untamos la sartén con el resto de la margarina y hacemos la tortilla por la otra casa. ¡Esperamos cinco minutos más, y ya tendremos lista la tortilla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *