Tarta de manzana sin azúcar

Generalmente se suele escuchar decir que los postres veganos son más saludables que los tradicionales. En este sentido, hay quienes consideran que esto se debe a que en la repostería vegana no se utiliza nada de azúcar, cuando en realidad la mayor parte de las recetas dulces aptas para quienes llevan este estilo de vida sí que lo llevan. Por ello, es importante recalcar que la repostería vegana es más saludable principalmente por el hecho de que los postres no contienen grasas animales, grasas saturadas o altos niveles de colesterol.

De este modo, aunque en la repostería vegana no se utilicen algunos ingredientes que resultan básicos en la cocina tradicional, podemos reemplazarlos por otros de origen vegetal que nos permiten conseguir un resultado semejante y una textura casi idéntica a la receta original. Uno de estos elementos indispensables que encontramos con frecuencia en muchos postres suele ser el huevo, puesto que aporta humedad y firmeza a la masa. De cualquier forma, podemos reemplazarlo por otros líquidos, maicena para lograr mayor consistencia o un poco de levadura química, dependiendo de cuál sea nuestro objetivo. Así, la repostería vegana puede resultar una opción interesante para todas aquellas personas que tienen algún tipo de intolerancia alimentaria, como al gluten o a la lactosa.

En este caso, os traemos un delicioso y saludable pastel de manzana que resulta muy rápido y fácil de hacer, con ingredientes asequibles que podemos encontrar por casa. Asimismo, para la base vamos a emplear un hojaldre vegetal apto para veganos, que por ejemplo lo podemos encontrar fácilmente en la sección de congelados de Mercadona.

Respecto a cuál es la mejor variedad de manzana que podemos utilizar en esta maravillosa tarta, a ser posible os recomendamos elegir una que sea de temporada, esté madura y tenga color amarillento, puesto que suelen este tipo de manzanas las que resultan más dulces. En este sentido, si empleamos una manzana del tipo Fuji, Gala o Golden, lograremos un alto nivel de dulzor natural que nos ayudará a reducir considerablemente la cantidad de azúcar que normalmente se añade en esta receta. En esta ocasión, os proponemos reemplazar el azúcar por plátanos maduros y dátiles, que nos permitirán endulzar esta receta.

Lo mejor de esta tarta de manzana clásica adaptada a una versión apta para veganos es que además de ser indudablemente más saludable que la tradicional resulta mucho más sabrosa, jugosa y digestiva. Además, debido al hojaldre que ponemos en la base adquiere una textura crujiente por fuera y cremosa por dentro. En definitiva, es una buena opción para sorprender a nuestros invitados en una celebración o tomar una pequeña porción de esta tarta junto con el café a la hora del desayuno o de la merienda.

Por lo tanto, para aprender a hacer esta maravillosa tarta de manzana tan solo tienes que seguir estos sencillos pasos, utilizando los ingredientes exactos, que pasamos a detallar paso a paso a continuación.

Ingredientes:

  • 10 manzanas amarillas
  • 1 lámina de hojaldre
  • 2 tazas de harina de trigo
  • ½ taza de leche vegetal de avena
  • 3 cucharadas de maicena
  • 2 plátanos maduros
  • 50gr de dátiles
  • 1 cucharada de canela

Elaboración:

En primer lugar tenemos que limpiar bien las manzanas amarillas que hemos seleccionado para hacer esta receta. Las secamos bien, las descorazonamos y les quitamos la piel. A continuación, las partimos en pequeños trozos y hacemos un puré con ayuda de la batidora de mano o la licuadora. Reservamos y ponemos a precalentar el horno a 180ºC.

En un bol machacamos con ayuda de un tenedor los plátanos, que nos ayudarán a endulzar la tarta y darle mayor consistencia. Agregamos los dátiles triturados, el puré de manzana que habíamos reservado previamente y la media taza de leche vegetal de avena (puede sustituirse por bebida de soja o cualquier otra leche). Seguidamente incorporamos la cucharada de canela y mezclamos bien hasta conseguir una crema suave. Poco a poco añadimos la maicena y la harina de trigo. Mezclamos hasta conseguir una mezcla homogénea.

Extendemos la lámina de hojaldre sobre la superficie de la mesa y recortamos la cantidad que necesitamos usar para cubrir el molde que vamos a utilizar. Cubrimos este molde con papel vegetal especial para hornear y colocamos la lámina de hojaldre por encima. A continuación, cubrimos el hojaldre con la mezcla líquida.

Introducimos la tarta en el horno precalentado y dejamos a 180º C durante 30 minutos, con calor arriba y abajo. Transcurrido el tiempo, comprobamos si está bien cocinado introduciendo en el centro un palillo o cualquier otro objeto punzante. Si no sale limpio, apagamos el horno y dejamos dentro 5 o 10 minutos más. Sacamos nuestra tarta y la dejamos enfriar a temperatura ambiente antes de desmoldarla y meterla en la nevera. En el momento de servir se puede acompañar de frutos secos (nueces, almendras, pasas…) o una riquísima mermelada casera de manzana baja en azúcar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *