Propiedades y beneficios de la soja y sus derivados

La soja es una legumbre de origen asiática rica en proteínas, vitaminas (grupo B y E) y minerales (hierro, calcio, potasio, fósforo y zinc), que se puede consumir de muchas maneras diferentes, puesto que de ella se extraen gran cantidad de derivados que permiten preparar una gran variedad de platos distintos con gran carga de energía, lo que hace que sea una materia prima indispensable en los países de todo el mundo.

Este alimento resulta muy nutritivo, puesto que contiene todos los aminoácidos esenciales que permiten cubrir las necesidades diarias del ser humano y garantizar así el buen funcionamiento del organismo. Además, es un sustituto de la carne muy frecuente entre los veganos y vegetarianos, debido a que esta es la legumbre que aporta el mayor número de proteínas completas de gran calidad.

Por lo tanto, esta excelente fuente de proteínas vegetales baja en grasas saturadas resulta muy beneficiosa para el ser humano, puesto que además de prevenir enfermedades cardiovasculares ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos. Además, ayuda a reducir considerablemente el nivel de azúcares en la sangre, por lo que puede ser un tratamiento interesante para la diabetes. Otro aspecto positivo de tomar este alimento es que previene la osteoporosis y alivia las secuelas de la menopausia y menstruales femeninas. También es un alimento interesante para los deportistas, puesto que facilita la tarea a la hora de aumentar la masa muscular.

En este sentido, se pueden extraer gran cantidad de alimentos derivados de la soja, como la leche de soja o el tofu, que en la rutina diaria pueden convertirse en excelentes aliados para aquellas personas que son intolerantes a la lactosa o alérgicas a la proteína láctea.

Derivados de la soja:

Bebida de soja: Para conseguir este preciado líquido tradicional de origen asiático es necesario remojar la semilla de soja en agua caliente, molerla y filtrarla. Generalmente se utiliza como alternativa vegetal de la leche de vaca, puesto que la soja aporta gran cantidad de proteínas y tiene la mitad de grasas y calorías. Además, es apta para intolerantes a la lactosa, tiene más hierro que la leche de vaca y carece de colesterol.

Tofu: Este alimento bajo en calorías también es popularmente conocido como queso de soja, puesto que se prepara a partir de la bebida de soja coagulada con patata, vinagre o sales de magnesio. En este sentido, una vez que las semillas de soja han sido procesadas se prensa para separar la parte líquida de la sólida, al igual que se hace con el queso tradicional elaborado con leche de vaca. Este alimento con idéntica textura firme a la del queso es rico en hierro y cuenta con grandes cantidades de proteínas.

Soja texturizada: Normalmente se utiliza como sustitutivo de la carne animal, debido a que aporta el doble de proteínas y se pueden elaborar gran cantidad de recetas de la misma manera. Lo primero que se debe hacer es extraer el aceite a las semillas de soja, a las que posteriormente se les añaden más ingredientes. Después, la pasta que se obtiene se calienta en vapor y se le da la forma característica. Una vez que el producto ha reposado y se ha enfriado puede utilizarse como un ingrediente más.

Tempeh: Este producto se elabora a partir de los granos de soja fermentada, y normalmente se emplea como una alternativa a la carne. Además, es un alimento interesante debido a que cuenta con un alto valor de fibras y vitaminas, lo que favorece el tránsito intestinal y ayuda a reconstruir la flora intestinal.

Yuba: También conocido como “nata de soja”, este sustituto de la carne se forma de manera natural durante el momento de cocción de la bebida de soja. Es entonces cuando se recogen y se dejan secar, obteniendo como resultado estas láminas de tono amarillento. En los supermercados se puede encontrar la yuba en diferentes formas (doblada, envuelta, en ramillete…).

Miso: Se elabora a partir de las semillas de soja y sal marina fermentadas con el hongo koji. El miso mejora la digestión y suministra gran cantidad de vitaminas, minerales y proteínas al organismo.

Harina de soja: Este alimento con alto porcentaje de proteínas se obtiene a partir de granos enteros de soja molidos. Frecuentemente se utiliza en pastelerías y panaderías.

Aceite de soja: Esta salsa se utiliza generalmente como aliño en ensaladas, aunque también se puede utilizar para freír alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *