Diferencias entre veganos y vegetarianos

El cambio de concienciación sobre los beneficios que aporta una dieta basada en vegetales a la hora de mejorar el bienestar personal es palpable. De hecho, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado en reiteradas ocasiones reducir el consumo de proteínas de origen animal y aumentar de manera significativa la cantidad de frutas y vegetales que consumimos.

De cualquier forma, es innegable que en los últimos años ha aumentado el consumo de frutas y vegetales en contraposición al continuo descenso que vienen marcando desde hace tres años los productos cárnicos y los lácteos. Así pues, cada día más personas respaldan esta filosofía de vida que apuesta por el respeto hacia los animales y la sostenibilidad del medio ambiente, lo que ha llevado a tiendas, marcas y restaurantes de todo el mundo a cambiar sus ofertas e incorporar nuevas opciones que respondan a las necesidades y preocupaciones de la sociedad actual.

En concreto, el interés que suscita el veganismo está en boga a nivel mundial, y no hay más que hacer una búsqueda en Google Trends para ver que los resultados muestran una curva de crecimiento exponencial. Es tal la curiosidad que genera esta filosofía de vida que a nivel global el término “vegano” supera ya a la palabra “vegetariano”.

Por ello, con el propósito de responder de manera eficiente a la creciente demanda de los consumidores de de todo el mundo, cada vez son más las tiendas, marcas o los restaurantes que, poco a poco, empiezan a incorporar de manera más asidua productos y servicios aptos también tanto para veganos como para vegetarianos.

Pero hasta hace poco tiempo no era de extrañar que no incluyesen opciones vegetearianas -ni que decir queda para los veganos-, o que los responsables del local se viesen sorprendidos y preguntasen extrañados qué es el veganismo. Además, en el caso de los restaurantes, frecuentemente era necesario “avisar con antelación” si un comensal era vegano o vegetariano, para que el día indicado no se vieran sobrecogidos. En innumerables ocasiones la solución era la misma: una ensalada mixta de lo más básica; únicamente con lechuga, tomate, patata y cebolla. Pero con el paso del tiempo esta práctica habitual ya es historia.

No obstante, muchas personas desconocen cuáles son las diferencias entre el veganismo y el vegetarianismo, dos términos que frecuentemente se confunden, no se emplean de manera correcta o se tiene una concepción errónea de ambos. Además, cuando se habla sobre el veganismo muchas veces se piensa que solo se refiere a la ausencia de alimentos de origen animal, cuando en la práctica abarca todos los aspectos de la vida, por lo que es un término más amplio.

Las personas vegetarianas son aquellas que no comen carne, pescado, marisco ni aves. Es decir, su alimentación se basa en productos de origen vegetal, tales como la fruta, la verdura, las hortalizas, las legumbres, las setas, los frutos secos, los cereales, las algas y las semillas. De cualquier forma, la principal característica que diferencia a los vegetarianos con los veganos es que estos primeros en ocasiones tienden a comer huevos, miel, gelatina y productos lácteos como la mantequilla, que provocan la muerte del animal.

Por otro lado está el veganismo (también conocido como vegetarianismo estricto), que como ya hemos avanzado anteriormente, se trata de un concepto más amplio, puesto que rechaza que los animales sean tratados como objetos o mercancía para lograr un fin. Así pues, además de no consumir productos de origen animal, tampoco ingieren ningún derivado de estos, como los huevos, la miel o la gelatina. Además, los veganos evitan utilizar productos testados en animales –higiene y cosmética- y prendas de vestir fabricados con materiales como la lana, el cuero, la piel o la seda.

Por supuesto, quienes comparten estos valores tampoco visitan zoológicos, acuarios, circos u otros recintos en los que se priva de libertad y se mantienen encerrados -durante largos años y en espacios muy reducidos- a los animales no humanos, con el simple propósito de entretener a las personas que los frecuentan. Ni que decir queda de las corridas de toros, peleas de gallos o de perros.

También es frecuente distinguir entre diferentes tipos de vegetarianos y veganos, puesto que  muchas personas adaptan estas dietas a sus necesidades y sus creencias, por lo que se pueden establecer diferentes grados de veganismo y vegetarianismo, en función de los productos y alimentos que se ingieren.

Antes de comenzar explicando los diferentes tipos de vegetarianos, es importante recalcar que hay un grupo que no se puede clasificar dentro del vegetarianismo, aunque muchas veces se escuche lo contrario. Los flexitarianos (flexible+vegetariano) son aquellas personas que normalmente siguen las pautas marcadas por la dieta vegetariana, pero que en ocasiones puntuales consumen productos de origen animal (marisco, pescado, ave o carne), debido a diversas razones. Por lo tanto, los flexitarianos quedan excluidos de este grupo. Lo mismo ocurre en el caso de los reducetarios (consumen una pequeña cantidad de carne), semivegetarianos (no comen carnes rojas), pescetarianos (ingieren pescado además de los vegetales) y pollovegetarianos (ingieren pollo además de los vegetales).

Entre los vegetarianos, la mayoría optan por seguir una dieta ovolactovegetariana, es decir, se trata de una dieta apta para vegetarianos que incluye huevos y productos lácteos, tales como la leche, el queso y la mantequilla. Muchas personas que se inician en el vegetarianismo empiezan siendo ovolacteovegetarianas, puesto que en cierto modo su alimentación es algo más flexible.

Ovovegetarianismo: Esta es otra variante de las dietas vegetarianas. En este caso, los practicantes no consumen productos lácteos, pero sí tienen permitido ingerir huevos, generalmente de gallinas criadas en libertad. De cualquier forma, es una buena opción para dar los primeros pasos y tomar mayor conciencia contra el maltrato de los animales.

Lactovegetarianismo: Responde a una dieta vegetariana que incluye el consumo de productos lácteos y derivados de la leche, como el queso y la mantequilla.

Apivegetarianismo: En este caso, se trata de vegetarianos que consumen miel. Al igual que ocurre con la producción de los lácteos y los huevos, emplear las abejas para utilizar su miel se considera una forma de explotación por parte de muchas personas.

Lacto-cerelianismo: Su alimentación se basa en cereales y lácteos.

Esteinerianismo: También llamados biodinámicos, fundamentan su alimentación en el cuidado del suelo empleando abonos naturales. En este sentido, los alimentos son producidos en tierras abonadas con estiércol y productos homeopáticos, sin emplear ningún tipo de sustancias químicas.

Crudiveganismo: Es una variante del veganismo, que únicamente incluye los alimentos crudos de origen vegetal, por lo que quedan automáticamente fuera de la lista todos aquellos productos que necesiten ser cocinados.

Frugivorismo: Se trata de la dieta vegana más estricta de todas, puesto que los practicantes solo se alimentan con frutas crudas, frutos secos y semillas. El resto de vegetales y alimentos quedan fuera, por lo que puede implicar graves riesgos para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *