Alimentos que pueden parecer veganos pero realmente NO lo son

Cada vez es más frecuente encontrar en grandes tiendas de alimentación productos con empaquetados muy llamativos en los que aparece la palabra “vegano” o “apto para veganos”. Además, generalmente se recalca que el producto indicado no lleva ingredientes ni derivados de origen animal, por lo que a priori no contienen ningún componente que haga que debamos evitarlos. En este sentido, muchas veces cogemos el producto y lo metemos directamente en la cesta de la compra, pero cuando llegamos a casa y disponemos de algo más de tiempo para leer con más detenimiento y atención la lista de los ingredientes, por lo general, es el momento en el que nos llevamos la sorpresa. No es nada fácil hacer la compra y excluir todos aquellos productos que a priori parecen veganos pero realmente no lo son, así que para facilitar en la medida de lo posible los alimentos que se deben evitar comprar en el supermercado hemos elaborado una pequeña lista con productos que no son aptos para veganos:

Alimentos de supermercado que parecen veganos pero NO lo son

Aditivos de origen animal: En la mayoría de alimentos procesados que encontramos en los supermercados aparecen gran cantidad de letras y números entre sus ingredientes que en ocasiones no conseguimos descifrar o no entendemos que significan, pero que no son más que derivados o aditivos derivados de animales. Los más frecuentes son los siguientes: E120 (ácido carmínico que se utiliza como colorante rojo), E322 (lecitina proveniente de tejidos animales, que normalmente se utiliza en los postres por su función emulsionante), E422 (la glicerina se utiliza frecuentemente como espesante y estabilizante), E471 (son diglicéridos de los ácidos grasos que suelen estar presentes en alimentos horneados por su función emulsionante), E542 (fosfato óseo que se obtiene de los huesos de los animales), E631 (es un potenciador de sabores que se extrae de la carne y el pescado), E901 (cera de abejas que normalmente se utiliza para hacer velas) y E904 (resina que se obtiene de los excrementos del gusano de la laca y se emplea en la masa de los chicles). Puedes consultar la lista completa con todos los aditivos de origen animal en este enlace.

Zumo de naranja envasado: Muchas de estas bebidas que venden en los supermercados contienen Omega 3, que pese a ser beneficioso para el corazón, se trata de un ácido graso que se extrae de la gelatina y el aceite de pescado. Por lo tanto, la mejor opción siempre es comprar las naranjas enteras y preparar en casa el zumo recién exprimido.

Gominolas y caramelos: La mayor parte de estos típicos caramelos de goma dulce están elaborados a partir de gelatina animal, frecuentemente provenientes de los tuétanos, las pieles y las articulaciones de cerdos y vacas. Los fabricantes de gominolas les añaden edulcorantes y colorantes que provienen de origen animal. Además, para darles un acabado brillante y llamativo los recubren con ceras de abeja.

Aperitivos y snacks salados: Algunas conocidas marcas de paquetes de patatas fritas frecuentemente emplean las enzimas de origen animal para la elaboración del queso que utilizan en algunos condimentos. Pese a que la práctica más habitual suele ser la que tiene como materia prima las enzimas de la carne de cerdo, también se utiliza grasa de pollo para las versiones de patatas fritas con sabor a barbacoa.

Corn Flakes: Los cereales más conocidos a nivel mundial no son aptos para veganos, debido a que Kellogg’s incorpora la vitamina D a este producto. En concreto, la vitamina D3 no es apta para veganos puesto que se deriva de la lanolina (grasa que proviene de los corderos).

Bebidas de cola: Algunas fabricantes de bebidas gaseosas con sabor a cola utilizan la Goma Ester como espesante y estabilizante de sus productos. Este ingrediente que frecuentemente suele aparecer en el etiquetado con el INS E422 es un aditivo de origen animal.

Cerveza: Conocidas marcas de cerveza como Guinness utilizan la vejiga de pescado en el proceso de elaboración, con el firme propósito de eliminar los restos no deseados que podrían afectar de manera significativa al sabor y la textura del producto final que se vende en el mercado. No obstante, hay otras marcas como Heineken, Budweiser o Warsteiner que no utilizan ningún ingrediente ni componente de origen animal en la elaboración de sus cervezas.

Galletas Oreo: Tanto las galletas Oreo tradicionales como las Doble Crema que podemos encontrar en los supermercados de España no contienen suero de leche entre sus ingredientes, ni ningún otro tipo de derivado de origen animal. No obstante, tal y como viene recogido en la etiqueta del empaquetado, estas galletas pueden contener trazas de leche, por lo que actualmente son aptas para vegetarianos pero no para veganos.

Skittles: Entre sus ingredientes podemos encontrar el E120, es decir, ácido carmínico que se utiliza como colorante rojo.

Alimentos de supermercado que no parecen veganos pero SÍ lo son:

Chocolate negro: El cacao es de origen vegetal, por lo que este dulce placer también puede estar al alcance de los veganos. De cualquier forma, es imprescindible leer bien el etiquetado de ese producto en cuestión antes de adquirirlo, puesto que determinados chocolates negros pueden incluir en su composición manteca de origen animal o miel. Por lo tanto, es muy importante leer la etiqueta con atención para garantizar que se trata de un producto 100% vegano. Además, tenemos a nuestra disposición un amplio surtido con diferentes porcentajes de cacao que pueden ir acompañados por distintos frutos secos. En este sentido, el chocolate negro es una opción ideal para guardar en la despensa de nuestra cocina, puesto que se puede utilizar para elaborar un sinfín de recetas veganas, como un brownie vegano de chocolate. Otra opción interesante para elaborar postres veganos es comprar cacao puro en polvo –el cual lo podemos encontrar en cualquier supermercado- o usar la algarroba.

W.K. Kellogg: Toda la nueva gama que acaba de lanzar al mercado esta conocida marca de cereales es apta para veganos, tal y como se indica en el lateral de la caja, excepto los cereales integrales de chocolate, que contienen leche.

Caramelos sugus: Son aptos para veganos, pero llevan aceite de palma. No obstante, la variedad Sugus Fruits puede contener trazas de leche y gelatina proveniente del cerdo.

Chicles Orbit, Five y Boomer: Son aptos para veganos, puesto que no contienen ingredientes ni derivados de origen animal.

Galletas Gullón: Cuentan con una gran variedad de galletas, que en su mayoría son aptas para veganos.

Pringles: Las pringles originales son aptas tanto para veganos como para vegetarianos.

Caramelos tic tac: Son aptos para veganos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *