15 Alimentos más saludables y nutritivos que no deben faltar en tu dieta vegana

Pocas veces somos plenamente conscientes de lo realmente importante que es cuidar de nuestra alimentación para poder disfrutar de una buena salud a lo largo de nuestra vida. En este sentido, cada vez que vamos al supermercado a hacer la compra es muy difícil sucumbir a la tentación de los productos procesados y ultraprocesados que estratégicamente nos los colocan enfrente, con empaquetados brillantes, coloridos y muy llamativos.

Por ello, es recomendable elaborar una lista antes de salir de casa con los productos que realmente necesitamos, dejando fuera todos aquellos que no tienen ningún aporte de energías y que desde un punto de vista nutricional no tienen valor alguno. Así pues, es importante tener conciencia de que la mayor parte del presupuesto que decidimos destinar a hacer la compra debemos invertirlo en alimentos naturales, es decir, todos aquellos que no cuenten con más de cinco ingredientes en su composición.

A la hora de tomar conciencia para llevar un estilo de vida plenamente saludable y una alimentación sana y equilibrada también es muy importante la educación que recibimos, puesto que en muchos hogares la práctica habitual sigue siendo desayunar un paquete de galletas con zumo de naranja envasado, cuando hay opciones mucho más saludables y económicas, que nos van a permitir llegar al final del día con las pilas bien cargadas y llenos de energía, lo que nos ayudará a desempeñar nuestras funciones con mejor rendimiento y mayor nivel de concentración.

Además, a la hora de adquirir productos y alimentos saludables no es necesario dejarse gran cantidad de dinero, puesto que, contrariamente a la creencia popular, resulta mucho más económico y beneficioso para nuestro organismo consumir alimentos con alto valor nutricional, proteínas y minerales que nos ayudan a sentirnos saciados en lugar de ingerir productos procesados con una larga lista de aditivos que realmente no nos aportan nada bueno.

No hay duda de que el paso más difícil de dar cuando nos enfrentamos a cualquier cambio importante en nuestras vidas siempre es el mismo: el comienzo. En este sentido, una vez que nos hemos informado y mentalizado por completo de la importancia que tiene llevar una buena alimentación para cuidar nuestro bienestar general, podemos planificar una rutina diaria con objetivos progresivos fáciles de conseguir.

Así, podemos organizar un calendario con las comidas que tenemos previsto ingerir durante las dos próximas semanas, las cuales sería conveniente tener en cuenta a la hora de elaborar la lista de la compra semanal, de modo que anotemos de manera más eficiente únicamente aquellos alimentos que nos van a hacer falta para preparar las recetas de la semana, y de esa forma eludir cualquier impulso que podamos tener para meter en la cesta de la compra todos aquellos productos procesados que no teníamos pensado adquirir.

Para que una dieta sana y equilibrada resulte eficaz para nuestro bienestar general debe estar formada principalmente por alimentos frescos, próximos y de temporada. Productos como las frutas, verduras, legumbres o los cereales nos aportan un sinfín de beneficios, puesto que están llenos de nutrientes ricos para nuestro organismo, además de una larga lista de vitaminas, minerales, proteínas, fibra y grasas saludables.

Sin más dilaciones, a continuación detallamos cuales son los 15 alimentos más saludables y nutritivos más importantes que tenemos a nuestra disposición y no deberían faltar en nuestra despensa, puesto que además de ayudarnos a sentirnos saciados no aportan gran cantidad de beneficios para mejorar nuestro bienestar general.

Almendras: Este delicioso fruto seco frecuentemente es señalado como el más nutritivo de todos, puesto que aporta gran cantidad de beneficios a nuestra salud y ayuda a prevenir diversas enfermedades. Además, ayuda a reducir el colesterol, la sensación de hambre y su contenido en carbohidratos nos ofrece la energía necesaria para llegar al final del día con las pilas cargadas. En concreto, las almendras son ricas en magnesio, hierro, calcio, potasio, fibra y vitamina E. También cabe destacar que este maravilloso alimento natural posee aminoácidos y ácidos grasos indispensables para nuestro organismo, que entre otras funciones se encargan de proteger nuestro sistema cardiovascular.

Aguacates: Los aguacates son otro de los alimentos saludables más nutritivos que tenemos a nuestra disposición, que ayudan a mejorar nuestra salud cardiaca. Se puede consumir crudo o de muchas formas diferentes, aunque generalmente se añade como un ingrediente más a las ensaladas. No obstante, también se puede utilizar como sustitutivo de la grasa y reemplazarlo por la mantequilla o el aceite de girasol en recetas de repostería. Además, los aguacates proporcionan a nuestro organismo cerca de 20 nutrientes esenciales para mejorar nuestra salud, incluyendo las vitaminas del grupo B, la vitamina E, fibra, ácido fólico y minerales como el fósforo, calcio, magnesio o potasio, los cuales son clave para nuestro bienestar general. En definitiva, se trata de un alimento esencial que tiene el doble de cantidad de potasio que los plátanos.

Acelgas: Pertenecen a la misma familia que las espinacas y son sin duda uno de los vegetales de hoja verde más nutritivos que nos podemos llevar a la boca. Las acelgas ayudan a regular el nivel de azúcar en sangre y previenen el riesgo de padecer enfermedades crónicas y cardiacas. Además, son una excelente fuente de antioxidantes y antiinflamatorios, así como de minerales, zinc y vitaminas A, C y E. También son beneficiosas para la circulación de la sangre y la memoria.

Espinacas: Este vegetal debería formar parte de nuestra alimentación semanal, puesto que tienen un alto contenido en hierro y otros minerales como el magnesio, el fosforo, el calcio, el zinc y el potasio. Además, son ricas en antioxidantes y vitaminas A, C, E, K y distintas vitaminas del grupo B (B1, B2, B6 y B9). En definitiva, se trata de un alimento muy beneficioso para nuestra salud que al igual que las acelgas nos aporta antioxidantes y antiinflamatorios.

Brócoli: Otro vegetal indispensable para nuestro bienestar general y mejorar nuestra calidad de vida es el brócoli. Este alimento es muy saludable y nutritivo, puesto que es rico en calcio, potasio, ácido fólico, fibra y fitonutrientes, lo que ayuda a disminuir de forma considerable el riesgo de padecer enfermedades crónicas ligadas con problemas del corazón, así como la diabetes o algunos tipos de cáncer. También es un alimento interesante por su alto contenido en vitamina C y porque previene la artritis.

Arándanos: Los arándonos pueden tomarse entre horas para sustituir otro tipo de aperitivos procesados menos saludables. Además de ayudar a perder peso debido al alto contenido en polifenoles, son muy nutritivos y tienen un excelente sabor que ayuda a saciar el hambre. En concreto, los arándanos tienen gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes, que mejoran la memoria y pueden prevenir diversas enfermedades crónicas. En esta misma línea, esta deliciosa baya reduce significativamente el riesgo de sufrir ataques al corazón, la diabetes o la hipertensión.

Manzanas: En el mercado podemos encontrar multitud de variedades de esta maravillosa fruta, que es una de las más nutritivas y económicas que podemos adquirir en cualquier punto del planeta. En concreto, son una importante fuente de antioxidantes que ayudan a aumentar significativamente la esperanza de vida. Además de saciar el hambre, una manzana ayuda a reducir el colesterol malo, el nivel de azúcar en sangre y el riesgo de padecer un ictus.

Nueces: Estos frutos secos son ricos en grasas omega 3, proteínas vegetales, fibra, magnesio, potasio y vitaminas del grupo B. Las nueces son buenas aliadas para situaciones de mucho estrés, mejorar la concentración y reducir el colesterol, entre otras muchas cosas. Además, ayudan a reducir significativamente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, por lo que son un excelente alimento natural que nos puede ayudar a cuidar nuestro corazón. Siempre es recomendable comprar las nueces enteras, con la cáscara, y que las abramos en el momento en el que las vayamos a consumir.

Algas marinas: Cada vez son más los prestigiosos cocineros que se atreven a incorporar este alimento proveniente del mar en sus principales platos. Las algas también son conocidas como las verduras del mar, puesto que son plantas que aportan multitud de propiedades y beneficios a nuestro organismo y un bajo aporte calórico de grasas. Son ricas en yodo, calcio, hierro y magnesio. En la cocina otorgan su sello de identidad a gran variedad de platos, y en las tiendas se pueden encontrar frescas, congeladas o incluso deshidratadas. Algunas de las algas que estamos más habituados a utilizar son las siguientes: el alga nori (se utiliza para enrollar el sushi), el alga wakame (en dietas de adelgazamiento) y el kombu (ayuda a regular el azúcar en sangre).

Calabazas: La calabaza es otro de los grandes alimentos beneficiosos para nuestro cuerpo que otorga gran versatilidad en la cocina, puesto que se puede preparar desde una sencilla crema de calabaza y zanahorias hasta una deliciosa tarta de calabaza. Este alimento rico en fibra ayuda a eliminar el estreñimiento y reduce el riego de sufrir cáncer de próstata. Además, contiene gran cantidad de minerales (calcio, potasio, fósforo y cobre) y vitaminas (A, B6, C y E).

Avena: Es uno de los cereales básicos en la dieta de muchos veganos y vegetarianos, puesto que aporta muchos más nutrientes que otros cereales que tenemos a nuestro alcance. En concreto, la avena posee gran cantidad de proteínas, vitaminas, carbohidratos y fibra. Asimismo, contiene minerales esenciales como el ácido fólico, el calcio, el fosforo y el magnesio, que ayudan a sentirnos llenos de energía y a evitar comer entre horas, puesto que tiene un poder saciante.

Setas: Se trata de un alimento saludable y bajo en grasas que debería estar presente siempre en nuestra alimentación, puesto que además de ser beneficiosas para el corazón las setas ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares. Además, permiten controlar los niveles de azúcar en sangre, por lo que son un aliado contra la diabetes. Gracias a ellas también podemos bajar de peso, puesto que tienen un alto porcentaje de agua y un poder saciante. Se trata por tanto de un alimento saludable con proteínas de gran calidad que contienen minerales como el hierro, el magnesio, el calcio o el potasio y vitaminas (A, B1, B2, B3, C y D).

Coliflor: La coliflor ayuda a eliminar los líquidos que guarda nuestro organismo en exceso, por lo que resulta beneficiosa en caso de tener retención de líquidos. Al tener un alto contenido en fibra y agua, es un excelente alimento bajo en grasas con poder saciante que nos ayuda a controlar el peso. En tiendas la podemos encontrar a lo largo de todo el año, pero la mejor época para disfrutar de todas sus propiedades es el periodo que alberga los meses entre septiembre y enero. Además, contiene la mayoría de vitaminas almacenadas en el grupo B (B1, B2, B3, B5 y B6).

Berzas: Esta hortaliza ofrece gran versatilidad para preparar diferentes platos en la cocina, aunque generalmente se suele emplear para acompañar diversos cocidos. Al tratarse de una verdura, la berza tiene un alto contenido en fibra, agua, minerales y vitaminas, pero también es rica en ácido fólico, calcio, magnesio y potasio. En concreto, esta variedad de col con gran poder antioxidante cuenta con una gran presencia de vitamina C. Además, tiene muy pocas calorías y un alto contenido en fibra. Por lo ello, es un alimento eficaz para prevenir resfriados debido a que tiene facultades antibióticas.

Aceite de Coco orgánico: En los últimos años su uso se ha popularizado debido a su larga lista de propiedades y beneficios para la salud. Se puede calentar a temperaturas muy elevadas, puesto que no se oxida. En concreto, este aceite mantiene mejor las propiedades de los alimentos en el momento de cocinar, y también ayuda a estimular el metabolismo, lo que favorece la eliminación de la grasa abdominal. Además, reduce el apetito y mejora el nivel del colesterol, reduciendo de forma considerable el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *